Blanqueamiento dental e higiene bucal, dos armas a nuestro alcance

Nuestra sonrisa es nuestra mejor carta de presentación. Dice mucho de nosotros y puede resultar agradable y atrayente para el resto de personas. Entonces, ¿cómo cuidarla y potenciarla? Desde ORALVIC nos gustaría presentarte dos aliados en esta lucha y que juntos combinan a la perfección: blanqueamiento e higiene bucal.

Sonreír es uno de los gestos más agradables y saludables que podemos llevar a cabo. Es contagioso, se liberan endorfinas, se mejora la autoestima y nos convierte en personas más atractivas. Sin embargo, no son pocas las personas que no cuentan con la confianza necesaria para hacerlo con libertad. Se sienten incómodas por culpa de su sonrisa. Para todas ellas, la estética e higiene bucal se presentan como salvadoras.

Gracias a nuestra amplia trayectoria como clínica dental en Vic, podemos contarte que el blanqueamiento dental se ha convertido en un tratamiento altamente demandado por su gran efectividad y estupendos resultados. Gracias a él, es posible obtener unas piezas dentales más blancas, radiantes y saludables. Pese a que el blanqueamiento no solucione ninguna enfermedad odontológica, es un procedimiento muy recomendado para un gran número de pacientes.

Una de sus principales ventajas es que se pueden observar resultados casi de manera inmediata. Así, saldremos de la propia consulta con una sonrisa más estética, más blanca y brillante. Estos resultados se pueden prolongar en el tiempo durante varios años. Pero para ello, es necesario mantener una correcta higiene bucal que impida el regreso de las manchas que oscurecían nuestros dientes.

¿Cómo podemos mantener una buena higiene bucal?

No son pocos los pacientes que creen que una buena higiene se limita al cepillado tras cada comida. Lo cierto es que hay mucho más que hacer para conseguir mantener un perfecto estado de salud bucodental.

Obviamente, el cepillo de dientes es nuestro principal aliado en el mantenimiento de la higiene bucal. Hacerlo después de cada comida, siempre por la mañana y por la noche, y usando un cepillo de cerdas blandas o medias han de ser los primeros pasos que hemos de dar. Es importante no descuidar este punto, sobre todo en el cepillado nocturno, quizá el más importante (pero no el único).

Además, el uso de seda dental nos permitirá llegar a los rincones donde el cepillado pierde eficacia, retirando hasta el más mínimo resto de comida que podría dañar nuestra sonrisa y acelerar el oscurecimiento de nuestros dientes. En último lugar, los colutorios o enjuagues bucales no están prohibidos, pero debemos usar aquellos especialmente recomendados por nuestro especialista.

Con estas pequeñas pautas y apoyándonos en el blanqueamiento y la higiene dental, será posible no solo gozar de una bonita sonrisa y una perfecta salud bucodental, sino prolongar este estado durante mucho tiempo.

Llámanos:

Dónde estamos:

Plaça Divina Pastora 8 - Vic

Horario:

Lunes a jueves: 10 - 14 y 15 - 20 h. Viernes: 10 - 14 h.

Solicitar Cita Online

Acepto los términos de la Política de Privacidad